Enfrentar el fracaso mejora la calidad de vida de las personas

La mayoría de la gente, sin importar su origen o residencia, le tiene miedo a fracasar pues no solo lo relaciona con pérdida sino con discriminación y/o burlas. Es así como empiezan a convertir sus metas en una evaluación constante de riesgos, limitaciones y sacrificios para evitar pasar por esto.

Lo que no saben, es que pasar plenamente por circunstancias de este tipo los hace incrementar nuestra área de acción y suelen ser más positivas de lo que se cree. ¡Sí, suena optimista, pero es real! Lo que las personas deben entender, es que fracasar es simplemente parte del desarrollo personal, llegándose a considerar como aprendizaje (sea este selectivo o no).

La mejor opción que tenemos ante ellos es enfrentarlo. Esto lo podremos lograr solamente cuando creemos una actitud valerosa ante un contexto incierto. Pues, la incertidumbre suele ser como una cárcel.

Para que se entienda claramente, al punto que queremos llegar es que si tienes establecida una meta o un sueño realista, deberás estar dispuesto a resistir las situaciones inesperadas que se presenten en el camino. No todas serán positivas, pero cada una generará un impacto en tu visión de vida. Cada vez más desprendida, pero orientada al logro.

Es importante que asumas el compromiso de lo que quieres, enfrentar los tropiezos, detenerte a pensar las acciones en los diversos casos que se nos puedan estar generando en un momento determinado, planificarte cuando no lo logras, pero sobre todo ver los problemas como lo que son: las oportunidades que dejarán en ti la mayor enseñanza.

La cualidad de haber intentado algo nuevo debe ser tuya. No te sientas frustrado de no lograr el objetivo y si así lo sientes no te reprimas. Lo que no debes hacer es sentirte vencido o el negar que perdiste; tienes que adquirir el coraje de absorber toda esa experiencia para continuar con paso firme. Ahora bien, es fácil decirlo, pero fácticamente cómo enfrento el fracaso adecuadamente. Te contamos lo que debes hacer, paso a paso, y con certeza:

  • Analiza en qué fracasaste mientras respiras y controlas tus emociones. Sí, es válido llorar y molestarse, pero debes entender bien las razones.
  • Establece las causas por las que ocurrió. Esto no es el qué sino el por qué, y es determinante, pues lo que si no debes es repetir el error.
  • Internalízalo. Toma tu tiempo para ello.
  • Levántate, continúa.
  • Repite el ciclo.

Si vives en el miedo a fracasar, estarás confinando tu mundo, cuando en realidad puedes aventurar planificadamente; cree en ti y mejorará tu calidad de vida. No es la idea estés agobiado en todo momento pensando en el futuro, enfoca tus metas y trabaja el presente.

Cada individuo es la suma de sus aprendizajes adversos y positivos que ha tenido en su vida. No hay éxitos sin fracaso, así que si cambias la visión que tienes de ellos te garantizamos que podrás avanzar por el camino correcto.  

Puede que te interese saber...